Páginas vistas la semana pasada

miércoles, 16 de febrero de 2011

qué placer, esponjarse

Sigo escribiendo sin ver, pero me es necesario plasmar mis pensamientos, porque si no pasan y...y se van...Mi hijo lleva unas semanas durmiendo, de nuevo, mal...despues de unos 3 meses haciéndolo del tirón...y de nuevo duerme con nosotros en la cama...no puedo soportar que mi hijo pase solo sus miedos, sus recuerdos o sus pesadillas...todavía no...Hace tiempo leí un artículo sobre lo que ocurre en los niños una vez que llegan a su hogar definitivo...y en él hablaban de "Esponjarse", llenarse, nuestros hijos, de los placeres que proporciona tener unos padres...Recuerdo cuando llegó la hija de mi amiga. Xuan, tenía 18 meses, la pequeña venía sin pañal y hacía sus necesidades en el water...pocos meses despues mi amiga me contó que Xuan usaba pañal por necesidad psicológica...su crecimiento ha sido normal y...actualmente sus necesidades están adaptadas a su edad...Hace otro poco, más cercano, otra amiga, que lleva dos meses con su hijo en España, nos comentaba que el pequeño sólo quería brazos, y dormir junto a ellos por las noches y que ellos hacían todo lo posible por que "no se saliera con la suya"...A más de una nos dejó perpleja esta consideración...más de una le comentamos que precisamente ahí está el quid del apego, de la confianza, de que ésto es para siempre...dejar que ellos se salgan con la suya, despues de vivir sin brazos, sin besos, sin arrullos...sus primeros momentos de sus cortas vidas...
Por eso, ya lo hicimos con nuestro otro retoño, dejamos que mi hijo entren en nuestras vidas nocturnas y sinceramente es un gran placer para mí...notarlo a mi lado, traspasándome su calor corporal, su olor, oyendo su respiración relajada y pudiendo tocar sus deditos calientitos y tranquilos...qué gran placer,  para unos padres que beben cada día de sus hijos, de sus experiencias y su crecimiento...Me encanta abrir un ojo y...verle a nuestro lado arropado, protegido y querido...me encanta mirarle su carita y comprobar como su sueño se hace placentero y confiado...Tienen que esponjarse ellos y ellas como hijos, algo que tienen que aprender a ser, y nosotros como padres, algo que también tenemos que aprender...y es una pena, las familias, que las hay, que no se dejan llenar de esos placeres de formar juntos, hijos y padres, un hogar esponjado...con todas sus maravillosas connotaciones...Todos, en una familia, deben dejase salir con las suyas...¿no os parece?...Se vive una vez en la vida y es única...
Qué gran placer...dormir junto a mis hijos.

3 comentarios:

  1. Pero PLACER, con mayúsculas. Yo desde luego la dejo "salirse con la suya" cada vez que me reclama..... :-)))))

    ResponderEliminar
  2. nosotros dormimos como queremos y esto supone 5 en una cama o papá con uno y mamá con dos o cada uno en su lugar...no es capricho es necesidad de alimento para el alma y si el alma no se alimenta no crece y se queda chica toda la vida...
    y nosotros los adultos tambien necesitamos de ese alimento y lo buscamos y nos gusta tanto...

    ResponderEliminar
  3. No podría estar mas de acuerdo contigo.

    En casa practicamos el colecho desde que David tiene pocos meses y ya va para dos años y cinco meses. De hecho, hace tiempo que unimos una cama de 90 a la nuestra para poder descansar mejor, mas anchos.

    La habitación de David es la nuestra y la que en teoría habría sido la suya, la tiene como habitación de juegos.

    Estoy convencida de que en casos como el vuestro, para vuestro peque es fundamental la intimidad que proporciona el dormir juntos. Como tu dices, tiene que cargar su batería afectiva y disfrutar plenamente del cariño que ahora se le ofrece.

    Mostrar cariño y afecto a nuestros hijos nunca es malo. No hagas caso de aquellos que te digan que lo malacostumbraras, porque estas haciendolo estupendamente.

    Por cierto, me encanta tu blog! voy a hacerme seguidora.

    Si quieres conocerme, visitame en http://creciendocondavid.blogspot.com/

    Besos.

    ResponderEliminar