Páginas vistas la semana pasada

lunes, 21 de febrero de 2011

niña y rubia

Hablando de prepararnos para ser padres y madres adoptadas, en la entrada anterior...he recordado un caso, para mí, tremendo...Tras muchas, muchísimas inseminaciones, in vitros, pruebas, tratamientos y como último y no gustoso recurso, la adopción, conocí a una pareja que se lanzó a adoptar a su hija, sí, hija porque ellos lo tenían muy claro...sería niña...y claro! no, no fueron a China a por ella, no...sería niña y sin rasgos orientales, sería niña y con rasgos caucásicos que ¿ son los más parecidos a los europeos-españoles, o que pueden serlo? si el español no es descendiente de Abderramán...y salió de la mezcla los alemanes que hicieron colonias en nuestro pais con Carlos III...


Durante el proceso supe de detalles tan hirientes y humillantes para la que ahora es su hija, que si ella los conociera, abandonaría ahora mismo a esos padres "postizos"...no los puedo calificar de otra manera...
Han pasado unos pocos años, 5 concretamente, la niña llegó, la vistieron de lazos, rosa y puntillas, la enseñaron, la mostraron y...de nuevo vuelvo a saber de ellos...en concreto de ella...y me cuentan que en el cole la feliz y caucásica mamá, que se tiño el pelo de rubio y todo quizás para que el parentesco con su niña sea más real, la niña, ya lo habréis imaginado vino de Rusia...esa mami va contando las más graciosas anécdotas de cuando su hija nació en España, de cuando ella estaba preñada, de cuando la nena era bebé, llegó a este hogar con casi 3 años...en fin...tremendo, para llorar...o no??? Lo más curioso es que en el cole hay otras mamás adoptadas que saben de su historia, pero eso no es impedimento para esta mujer que insiste en sus insinuaciones de que su hija puede ser bio...Sabrá la nena que nació en Rusia, de otra mamá y que fue adoptada por estos papis??? Qué gran desastre!!!



Algunos es que NO quieren prepararse porque no saben ni lo que están haciendo...bueno sí...tener una pequeña muñeca que enseñar a todos...o para que los cuiden cuando sean unos vejestorios...

4 comentarios:

  1. Que fuerte, Mei.... que fuerte..... pobre niña rubia....

    ResponderEliminar
  2. Tu historia me ha hecho llorar. Deseo de todo coarazón suerte a esa niña.
    Itsaso

    ResponderEliminar
  3. Me he quedado muerta... qué pena tan grande...

    ResponderEliminar
  4. Lo que esta niña va a sentir dentro de unos años lo podeis ver en las declaraciones de Antonio Barroso y demás personas que se autodenominan "niños robados", en los múltiples programas de televisión en los que están saliendo en los últimos meses. Lo común a todos ellos - que dicen frases tan terribles como: "mi vida es una mentira" o "mis falsos padres" o "la señora que me crió" (en lugar de "mi madre")- es que se enteraron de la adopción de adultos, generalmente por casualidad. Toda su vida vivieron la mentira que crearon sus padres alrededor. Descubrirlo ha sido terrible y traumático.

    Hoy en día es practicamente IMPOSIBLE que esta niña no se entere en el futuro de su verdadera historia. Y el efecto será tan debastador como para estas personas. O tal vez peor, porque la época es otra y el acceso a la información sobre adopción de los padres, también. Al menos, hace 40 años estos padres no sólo no recibieron ningún tipo de información sobre las particularidades de la familia adoptiva, sino que tenían toda la presión social que les hacía necesitar disimular su realidad. La adopción era tabú.
    Para mis padres la adopción tampoco fue plato de buen gusto, en una época donde el determinismo biológico no se cuestionaba demasiado, y donde no tener hijos era, practicamente, una vergüenza. Pero siempre fueron honestos conmigo. A pesar de la manera en que se tramitó todo, a pesar de que mucha gente consideraba que la adopción era una paternidad de segunda, a pesar de todos los pesares, ellos siempre fueron honestos conmigo. Se equivocaron en muchas cosas, cierto, más por desconocimiento y falta de información que por otra cosa. Pero esta honestidad les salva de todo. Me demuestra su respeto por mí, por mis orígenes.

    Vosotros teneis la suerte de contar con toda la información disponible sobre adopción y con un nuevo contexto social en donde se empieza a integrar este tipo de maternidad/paternidad de una manera sana y natural. Por eso lo que hace esta familia no tiene nombre. De verdad, Mei que te animaría a hablar con esta persona aunque sólo sea para darle en nombre de algún profesional que le pueda ayudar, o algún libro sobre adopción (como el de Nancy Verrier) que le abra los ojos. POrque de seguir así, lo va a pagar muy muy caro.

    También este caso demuestra que la idoniedad no siempre se da a la pareja idonea.... una lástima.

    ResponderEliminar