Páginas vistas la semana pasada

viernes, 3 de octubre de 2014

De vuelta, en memoria de mi padre...

Hola, aquí estoy de nuevo...disculpas...saludos...abrazos...lágrimas...emoción...Os echaba de menos...aunque comprendo que quizás, de nuevo, nadie esté ahí...detrás de estas letras...He visto que no he escrito en este apartado-blog que creía tan esencial y vital para mí...desde hace un año...un año, ya...desde que os conté uno de los episodios de mi vida más dolorosos y dramáticos...Sí...Él se fue...en mayo...el día 23...no lo olvido...Se marchó con su eterna sonrisa, su infinita comprensión, repartiendo paz y serenidad, su gran inteligencia...regalando sosiego...aunque yo se bien que él NUNCA se habría querido marchar aún...y me quedé huérfana...de padre. Ahora estoy casi igual que un día, hace 8 años y medio, y 5 casi, estuvieron mis hijos, aunque sólo en una mitad. Huérfana de mi padre.
He estado en silencio, aquí y en mi vida, con mis amigos...un silencio impuesto por la muerte y del que no me quería ir...confortablemente en él, he ido transformando los últimos momentos de vida de él, con sus terribles recuerdos, en sus sonrisas, sus abrazos, sus desvelos, sus paciencias, sus ganas de hacer tantas cosas, de reír, de jugar, de caminar...y parece que lo estoy logrando.
Me da la impresión de que hace años que se fue...aunque me falla la memoria, y creo que aún está en casa, dispuesto a hablar conmigo...
Estoy de vuelta...no sé para qué, ni por qué...era una deuda conmigo misma...con mis pensamientos...con su memoria...Espero no irme tanto...No sé...puede...

6 comentarios:

  1. Hola Pilar, siento muchísimo lo de tu padre. El mío falleció hace ocho años y medio, y ahora que estoy embarazada ni te imaginas la falta que me hace... Y ya, cuando pienso que mi hijo no lo va a conocer, me entra una angustia tremenda.

    Un beso enorme,

    20+5

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un beso fuerte...cómo te entiendo...El no podrá nunca ver los progresos de mi hijo Hong...gracias por estar ahí detrás, después de tanto tiempo de no estar yo aquí delante...un abrazo...Tengo que comenzar a leer todo lo que tengo atrasado...tanto blogs e historias maravillosas como las que tú cuentas...Enhorabuenísima por...tu embarazo...qué alegría de la vida...

      Eliminar
    2. Eso es lo que más duele, que no vean a nuestros peques.
      En fin, poco más te puedo decir porque son tragos que hay que pasarlos. El dolor se suaviza con el tiempo, pero el recuerdo siempre queda.
      Muchísimas gracias :)

      Eliminar
  2. Siento mucho tu perdida, mi padre no pudo conocer a mi hijo, se fue el año que vino Alejandro de china, y hubiera disfrutado tanto con él
    Me gusta mucho leerte, me sosiega, no dejes tus entradas, y quédate con las cosas buenas que viviste con él, Un beso

    ResponderEliminar
  3. El dolor de perder a un ser querido es una de esas cosas "normales" de la vida que cuando uno las pasa se pregunta cómo es posible que ocurran sin más, como si tal cosa...son de tal envergadura que seguir adelante se convierte en una tarea dura y terrible. Pero no queda otra. Cuando llegó mi hija, mi suegro estaba en el hospital, terminal. Nada más llegar subimos a verle a la habitación. Sonrió, la abrazó y le dijo lo guapa que era... nunca más le oí hablar y siempre creo que esperó por ella, por conocerla al fin. Asi es la vida ¿verdad? Y cómo duele. Pilar, un abrazo.

    montse: enesteprecisoinstante.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. ¿Qué se puede decir cuando el dolor es tan grande?
    Un abrazo muy, muy fuerte.
    Él... sigue en tí.


    ResponderEliminar