Páginas vistas la semana pasada

martes, 29 de enero de 2013

El club de las madres rotas

Me gustaría crear un club...de Madres Rotas.

Las madres se pueden romper de muchas maneras. La peor, la más cruel y trágica rotura, llega de la mano de nuestros pequeños hijos. De sus roturas dependen las nuestras. Cuando más rotos se presenten, más hechas añicos nos encontramos.

En las últimas semanas me han llegado y he vivido lágrimas, gritos, depresiones y desesperación...muchos, porqués; bastantes, no puedo, y demasiados, estoy hundida. Han sido las frases y las voces de madres rotas. Madres que se van vaciando, que van perdiendo consistencia y que se diluyen entre preocupaciones, desilusiones y desesperanza. Rotas por sus hijos.

El CLUB DE LAS MADRES ROTAS...Abro las puertas de este lugar para las que quieran hablar, contar, y derramar sus roturas...y de cómo las pegaron y las siguen uniendo, para ser ellas, las que fueron niñas alegres, jóvenes enamoradas, mujeres productivas, maduras soñadoras...

Yo fuí una madre muy rota. Creí que nunca podría vivir ya completa. Pensé que, por el camino de ir amando a mi hijo, había perdido piezas para reconstruirme, y pensé bien...así fue...las estravié entre lágrima, insomnio e interrogantes...Entonces decidí no vivir rota, tan rota que mi yo no tenía sentido...Por eso las fabriqué, fabriqué nuevas piezas, menos delicadas, pero más fuertes; menos soñadoras, pero más reales;  menos coloridas, pero con tonos verdaderos...y me fuí haciendo, otra vez...Resulté otra...algo cambió en mí...y aprendí a comprender que lo que rompe la vida, puede tener solución a base de buscar nuevos trozos y contar con un brebaje que los una...la esperanza en el futuro, pero, eso sí, una esperanza elaborada con la salsa más real de la vida misma...

Madres, amigas mías...teneis que recomponeros...no se puede vivir rota...para siempre...
Eso sí...sabed que las cicatrices de las uniones, no se borran...siempre se notan...una serpenteante raya que evidencia que, por ahí, justamente por ese sentimiento, te rompió la vida...

Ufff...qué respiro

Todo va algo más tranquilo, parece. Hong desde el pasado fin de semana, está más reposado...Ha hecho sus primeros dibujos solito, se concentra un pelín  mejor en la terea de hacer puzzles u otros juegos intelectuales, de destreza manual y psicomotricidad fina.
Nosotros también hemos recapacitado y nos tomamos sus "trastadas" con la mayor tranquilidad posible, sin aspavientos y regañinas que, hemos comprobado, a poco conducen con nuestro hijo, un peque que posee una personalidad arrolladora, manipuladora, marimandona y desafiante, a la par de increíblemente inteligente, gracioso, pillín y adorable, mi pequeño truan...vamos que, muchas veces, nos tenemos que aguartar la risa!! a pesar de que con sus travesuras nos podemos a quedar sin muebles o ni casa...o él si cabeza.
Y os digo todo esto porque...
Ayer hablando con un papá del cole nos contaba que su hija está notando muchísimo la ausencia de la seño tutora de nuestros hijos. Lleva de baja dos meses y en ese tiempo han pasado ya 4 profes por el aula...Un descontrol para todos y más para niños como mi hijo que necesita un apego seguro y una continuidad.

"Desde entonces mi hija-nos dijo el papá-pega en casa, le tira bocados a su hermano, está nerviosísima, dice palabrotas y contesta a su madre constantemente, está notando mucho la falta de M., la seño"...

Fue en la puerta del aula y la actual seño le contaba al papá que esa mañana su hija se había convertido en la peluquera del aula, 4 alumnos habían pasado por sus pequeñas manos y tijeras y...los trasquilones se habían  hecho en un pis-pas...

Me sonreí y...me quedé mucho más tranquila con el comportamiento que ha mostrado Hong en los últimos dos meses...Ufff!! qué respiro...parece que el un mal de muchos...qué consuelo!!!