Páginas vistas la semana pasada

viernes, 26 de octubre de 2012

El cajón de los recuerdos

"Quiero ver mi cajón de mis recuerdos...mamá...lo necesito, llevo mucho tiempo sin abrirlo. Mamá, creo que me falta la vaca que hacía "muuu" pero sé donde está, hay que guardarla para que nunca se pierda"...



"¿Por qué esa necesidad?", se pregunta su madre que soy yo. Me lo manifiesta como una necesidad imperiosa de mirar y descubrir...Tras esta visita a la "caja de sus cosas de bebé", creo que vendrán más preguntas...y dudas...y conclusiones inconclusas...de inmediato.

Estas reflexiones y necesidades imagino que están causadas por la lectura de otro libro: "Tikú y su adopción", de Silvia Magdaleno...Su fondo es el procesado de todas las escenas y párrafos que muestra este precioso e interactivo cuento y su traslado a ella misma, a su pasado.
Abrir...mirar...imaginar...conocer...preguntar, y darse respuestas...

Á mí también me gustaría tanto conocer...
Yo quisiera saber más de ti, hija mía...cuánto daría  yo por conocer más detalles de tu nacimiento, de tu familia de China, de la madre que te parió..de cómo se produjo tu "abandono", si es que lo fue...sus circunstancias, su lugar, sus caras...la tuya...Cuánto me gustaría saber qué pasó y qué es hoy día de esa mujer, que la imagino joven y guapa, que parió a mi niña...

Y de mi hijo?...Cuántas historias imagino, cuántas caras quiero ver en sus negros y bailarines ojos...Cuántas teorías sobre su sordera...
Lo que me decíais algunas en otra entrada...son las lagunas con las que tendremos que vivir ellos y nosotros...
Lagunas que mi hija quiere descubrir en su caja mágica, la que vamos llenando poco a poco, desde el inicio de nuestra historia como familia...

martes, 23 de octubre de 2012

mamá, yo fuí un pez???

¿Conocéis este cuento?
Lo ha estado regalando la sanidad de mi comunidad durante un buen número de años, al nacer un hijo, bio, claro!!
Lo hemos leído muchas veces...El cuento intenta explica cómo están los bebés en la tripa de su progenitora, flotando, en agua...como un pez, de ahí su título.
A mi hija le gusta especialmente este y todos los cuentos que tratan el tema del embarazo, ella sigue diciendo que será...bueno, ginecóloga...pues es el profesional que hace un seguimiento desde el minuto 0 en un embarazo...
Terminada la lectura mi niña me preguntó...



"Y yo, ¿tb fui un pez, mamá?"
"Claro, como todos los bebés, tú lo fuiste en la tripa de tu madre biológica, de China, flotando y estando muy a gustito"
"Y si...tú hubieses tenido a dos hijos en tu tripa, como peces, nunca nos hubieras tenido a nosotros, verdad, no nos habríais adoptado?"

--Milésimas de segundo...lo estrictamente necesario para pensar una respuesta...que se me hacen infimilésimas---

"Pues...seguro que sí...y ahora seríamos 6 de familia, dos hermanos de barriga y otros dos, vosotros, del corazón...sería diver, no?...Cuatro hijos".

"Ja,ja,ja...."...risas...largas, abrazos, bromas sobre el tema...besos y..."vamos a dormir, mañana hay cole!!"

No pude responder de otra manera...ahora lo pienso y puede que me suene demasiado superficial o frívolo...No sé...No quiero, porque no me sale, dar respuestas con las que se interprete que la maternidad adoptiva, tenga que depender de que la biológica no surja, no sea posible...porque, además, en nuestro caso, no fue lo que pasó hasta sus últimas consecuencias...

Un pez...mi niña u mi niño tb fueron pececillos nadando en las entrañas de otras mamás a las que nunca, seguramente, conocerán...uff...qué duro...qué duro...