Páginas vistas la semana pasada

domingo, 2 de diciembre de 2012

Un caso difícil

Si...bueno...yo ya lo sabía...pero ayer me lo recordaron...

...Y es que el día a día te hace olvidar que, en tus manos, tienes un caso complicado...Que amas a un hijo con un cuadro difícil...Que cada consejo, pista o tratamiento es una nueva luz de esperanza para él y para tí...Que estás metida en un buen "embolao"...Pero la cotidianeidad de los días, con sus noches, lo suaviza todo e inteligentemente sabe poner un velo que tapa lo más dramático, lo duro, lo insoportable de tu vida con un hijo adoptado, discapacitado, inmaduro y distinto, muy distinto...y lo terminas viendo, lo normal...un niño más...
Y está la resilencia, claro! Y si no está, malo, mal lo vas a llevar...La resilencia te hace moldear y relativizar, enmascara tu realidad, para poderla seguir viviendo, sin tener sólo ganas de morir...Es el poder de la mente humana que hace con su cerebro y lo que él contiene, lo que quiere para sobrevivir.

Pero...!ay! los peros de esta puñetera vida, entran en acción y, un día, en concreto el de ayer, te mezclas con familias que tienen hijos sólo sordos, implantados, perfectos, charlatanes, integrados...normales absolutamente...y entonces te das cuenta de que te ha tocado un caso difícil, muy difícil...y te vas melancólica, remando con tu pena y tu preocupación, al otro embarcadero, el de los casos complicados y te rozas con la madre de L. con varios síndromes, patologías y rarezas, o la de E.con su cromosoma dañado, su ceguera parcial y su media lengua...Irremediablemente, y pese a tu voluntad y tus deseos, te ha tocado la orilla en donde más azota el agua, en donde se desborda habitualmente el río, y en la que el mar más salitre arrastra oxidándolo todo...la más difícil...el muelle de la vida de los casos a los que nadie quiere mirar por si acaso...
Y sí...me he mirado y...me he dicho..joder, Mei...el tuyo es un caso difícil.

12 comentarios:

  1. Un caso difícil en manos de una grandísima madre que lo hace llevadero.

    ResponderEliminar
  2. Gracia...pero...hoy no me siento nada grande...sino todo lo contrario...un beso...

    ResponderEliminar
  3. Un beso y un abrazo de otra madre pequeña, desde otra de esas orillas extrañas y azotadas continuamente por la marea.

    ResponderEliminar
  4. OTRO PARA TÍ...Querida madre del muelle de al lado...

    ResponderEliminar
  5. Yo creo que las cosas no suceden sólo porque sí, eres la mamá de Hong, porque precisamente tú eres la mamá que él necesita. Te mando un abrazote.

    ResponderEliminar
  6. Eso es lo que me digo muchas veces cuando mis ánimos se derraman y tengo que comenzar a recogerlos uno a uno...Es eso quiero creer...aunque otras tantas pienso que Hong podría haber estado igual o mejor de bien con otra madre...con más tiempo...con más sabiduría...con más aguante que yo...Hay días que me veo grande y fuerte y otros...una pulga con menos fuerza que un plactón...Gracias a todas...Hoy recojo mis trocitos y los voy pegando poco a poco...He de reconstruirme!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo, también me pasa a veces que siento que estoy luchando contra un dragón, pero entonces tomo fuerza y ánimo y me voy para adelante con mucha más energía. Eres sabía, tienes aguante, tienes tiempo, no dejes que tus ánimos se derramen. Hong y tú son unos guerreros!! Mucho ánimo, aquí estoy para lo que necesites compartir, hace mucho bien hablar con gente que entiende lo que uno está pasando. Muchos cariñitos desde este lado del charco.

      Eliminar
  7. No lo mires así y piensa como hubiera estado en aquel agujero en el que estaba antes de llegar a ti. Yo cuando me entran ganas de llorar al llegar hasta mí la certidumbre de que jamás será como los demás, le miro y se que llegará a algún lugar, si no estuviera aquí, simplemente hoy estaría muerto sin haber aprendido a ser feliz y a amar

    ResponderEliminar
  8. la verdad no se puede negar, y tienes razón y tu caso es dificil... y ahora ¿qué?... Respirar, aceptar lo que sientes, tus emociones y seguir adelante ¿qué otra cosa queda? hacia adelante, como se pueda, a pasitos unas veces, hacia atrás otras, de pronto una gran zancanda... adelante Mei.
    Itsaso

    ResponderEliminar
  9. Mei, desde la mitad del rio yo te veo en la orilla dificil, pero remando hacia la otra...eres muy, muy fuerte, eso no lo dudes y no creas que hubiera estado igual con cualquier madre. Una vez una madre adoptiva me decía que "qué mala suerte habíamos tenido con nuestras niñas que traían las boquitas tan mal (caries y alguna que otra operació)", Dios mío eso es mala suerte....No todo el mundo tiene la misma capacidad y Hong no sería el mismo sin tí. Y llegará hasta donde tenga que llegar, pero llegará con su madre al lado. Para nosotras son campeones a la sociedad se lo demostraremos.

    Besos

    Yolanda

    ResponderEliminar
  10. Ay, nena, desde fuera, desde la orilla los demás poco podemos o sabemos hacer o decir, al menos yo hoy me siento así al leer tu post... espero que al menos te llegue la oleada de cariño, solidaridad, apoyo... para tí y para Hong. Pero me parece que hoy tú lo necesitas más, necesitas creerte que realmente eres fuerte (que lo eres), eres una gran madre (que lo eres), estais dando pasitos de gigante (que lo estais)...
    Un fortisimo abrazo y un besazo!

    ResponderEliminar
  11. Gracias a todas...por vuestros maravillosos comentarios...hoy sigo recogiendo mis pedazitos pero son más manos las que están conmigo en esta ardua tarea de madre y mujer...Un beso grande...

    ResponderEliminar