Páginas vistas la semana pasada

domingo, 9 de septiembre de 2012

5 o 6...segundos?

No estoy muy segura...de si son 5 o 6...quizás sean 4 o 7...Lo cierto es que mi hijo Hong...ya es capaz de mantener su mirada contra la mía...ese tiempo. Le ha costado, pero lo ha logrado...Y además no es una mirada cualquiera...sus ojos bailan, hablan, rien, aman...me aman...me quiere mucho...me lo dice cuando...se para en su quehacer y me mira, fíjamente, intensamente, como nunca hasta ahora hizo...y me dice, sin hablar, ni gestuar, todo lo que me quiere..."infinito, mami, te quiero lo más"...y...yo...me emociono hasta lo más profundo de mi alma...
Hay días que me vienen recuerdos...esos recuerdos malos...de los que no nos queremos acordar, esos que aún me producen vergüenza, que me hacen diminuta, un ser que nunca quise ser...y les tengo que cerrar la puerta con rápidez...Entonces le contesto "hijo, yo te quiero más...de lo que nunca pensé que te querría, millones de veces más"...
Nos abrazamos y...cada cual sigue con su tarea...
A veces la acción se repite dos y tres veces y...nos fundimos en abrazos y besos...
Ser la madre de un niño como Hong, tal y como una buena amiga mía auguró, es impresionante...
porque él...lo es...

7 comentarios:

  1. ya me tienes con el lagrimón suelto frente al teclado.

    ResponderEliminar
  2. enhorabuena, es muy grande y muy bonito lo que cuentas..., es vida, magnífica y plena vida.
    Un abrazo.
    Felisa
    (unas cosquillas para Hong)

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que mantener la mirada en un niño que ha sufrido deprivación y no ha tenido apego en su primer año de vida...es toda una proeza...Estoy muy contenta...gracias a las dos...

    ResponderEliminar
  4. Pienso lo mismo es toda una proeza. El ser capaz de mirarte unos segundos es quitarse su armazón, permitir que te asomes a su mundo, es querer existir para tí, es valentía... es una victoria. ¡Animo Mei¡ Disfruta esos segundos que pronto serán minutos.
    Itsaso

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena!otra cosa más conseguida.Cuántos recuerdos...es importante que te miren,que te dejen tocarlos y te toquen...qué ausencia de sensaciones han sufrido nuestros hijos en aquel lugar,no quiero ni acordarme,ni tan siquiera imaginarlo...estás haciendo el mejor trabajo.Un beso enorme para mi Guipingnero.

    ResponderEliminar
  6. Silvia...ay! aquél lugar...¿Tú no piensas en ese sitio en el que enclaustraron a nuestros pequeños bebés...sin más que la nada? Yo a veces, pienso...pero cuando lo hago, con rapidez miro a mi hijo y...me suben unas cosquillas por el estómago...como las que te daban cuando veías venir a tu amor hacia a tí...ese cosquilleo...creo que es de emoción...y de pensar..."te salvé"...verdad?
    Miles de besos...El año que viene, cuando pase por Burgos, no tengo excusa...

    ResponderEliminar