Páginas vistas la semana pasada

domingo, 3 de junio de 2012

El Abrazo



Ultimamente, por causas múltiples, tengo los sentimientos ya no a flor de piel, sino externalizados, vuelan a mi alrededor captando cualquier emoción o pena...Me está ocurriendo algo intenso e increíble...
Hemos pasado por la playa, esta vez con más pena que gloria, fiebres, herpes, vientos saharianos, y mucho calor...Pero he llegado con una sensación de melancolía entre dulce y excitante, tan emocionante...
Solemos comer, a menudo, en un restaurante español regentado por un matrimonio chino...con lo que vemos teniendo un trato especial, sobre todo con ella...Sa Hung...Tengo que admitir que me imanta hablar con una mujer china madre, es como si, por fin, alguien me fuera a descubrir algo que aún no sé de la maternidad en China, de cómo son sus pensamientos, una forma de saber más del pasado de mis hijos...Sa Hung es la mamá de dos criaturas, Soraya, una niña tímida de 4 años; Pepe, un  precioso niño de 2 (que ha pasado su más tierna infancia en China con sus abuelos y titas y que acaba de regresar a España); y...una nueva criatura, Nancy, en camino...bueno ya casi llegando. Es increíble...Está a punto de nacer y yo lo estoy viviendo de una forma...ufff!! tan intensa!...Veo a las madres de mis dos hijos en esa mujer...una chica joven, embarazada, delgada, muy tímida, muy china, muy trabajadora, muy fuerte y muy frágil a la vez...Veo a mis hijos en sus entrañas...y me veo abrazándolos, recién nacidos...Voy a tener esa gran oportunidad!! Sentir ese abrazo que no les dí...arrullando a esa pequeña criatura, que imaginaré como cualquiera de mis dos hijos.
Es absurdo, verdad? Una paranoia de madre adoptante? Es posible, pero...así lo siento y así os lo cuento...Sé que cuando tenga a ese bebé de rasgos chinos en mis brazos, estaré abrazando a mi hija...y a mi hijo, el día en el que nacieron...Les daré ese gran abrazo que, quizás, les negó la vida o no...Lo que sí es seguro que yo voy a utilizar este evento en la vida de una madre como yo, como aquél abrazo que no dí y que nunca pensaba dar en mi vida a mis dos queridos hijos...Me lo voy a tomar como un gran regalo que la vida me ha puesto en bandeja...Voy a aprovecharlo y sentirlo fuerte e intenso...Estoy realmente emocionada...Hay que dejar volar al corazón...a donde te lleve, como nos dijo Susanna Tamaro...Es mi gran secreto...y nadie sabrá lo que puede llegar significar ese abrazo para mí...pero yo lo daré con intencionalidad y profundamente...

7 comentarios:

  1. A mí me pasa lo mismo.En el pueblo de al lado una pareja china cogió una tienda y han tenido mellizos,una niña y un niño,preciosos.Los miro con ternura cada vez que vamos y me imagino a mi pequeña cuando los veo(ójala hubiera podido tenerla en mis brazos y no conformarme con las fotos).Bueno,a la niña ya la han enviado por ahí,no sé muy bien si a China o con unos parientes,que dicen ellos,y se han quedado con el varón.Aunque viven aquí,en la mayoría de las cosas les pueden sus costumbres....y yo no acabo de entender cómo pueden mirar a ese niño sin sentir la falta de su niña,o sí la sienten,o qué sé yo.Son amables,simpáticos,pero ya sabes,sonríen a todo y ya.Si te causa emoción,ilusión.....HAZLO y disfrútalo.Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  2. Yo he tenido en brazos a dos bebés chinos y las dos veces he sentido algo muy especial, una forma de abrazar al bebé que fue mi hija y no puede abrazar.
    Y como echo de menos a ese bebé que no tuve..... enormemente, cuanto más la quiero más lo añoro.
    (curioso, esta noche pensaba en escribir una entrada sobre esto y me encuentro con esta tuya..... jajajajaja)
    Mil besos guapa

    ResponderEliminar
  3. Es telepatía!!!??? No, es que somos madres a las que les ha faltado UN ABRAZO, el primero de todos los que damos cada día...Besos grandes, guapa!!!!

    ResponderEliminar
  4. Bueno, voy viendo que no soy la única emparanoiá!!!

    ResponderEliminar
  5. Te entiendo y comparto tus sentimientos. Qué gusto que hayas conseguido tener relación con esta familia. Es una oportunidad. Cuéntanos cuando nazca y ese abrazo tan especial.
    Cuando llegó mi hija la chica del bazar chino del barrio tenía unos 12, 13 años y ya tiene un bebé de un año y está embarazadísima de otro. Pero me puede la timidez y el pudor y tan solome atrevo a mirarles.
    Itsaso

    ResponderEliminar
  6. Es muy normal, es como abrazar la etapa que no viviste ;)

    ResponderEliminar
  7. Me ha gustado muchísimo tu entrada de hoy porque pones palabras a muchos de mis sentimientos...cuanto me apena no haber podido abrazar a mi hija de bebe¡¡ Me imagino que lo tendremos que vivir como una fase mas de duelo..asi que abraza fuerte a ese bebe, abrázalo también por mi!!

    Alicia

    www.elhilorojodealicia.blogspot.com

    ResponderEliminar