Páginas vistas la semana pasada

domingo, 19 de febrero de 2012

Dos frases

"Dale ya dos guantazos y ya verás como se está quieto".

"Nada más que "mariconás", es lo que le quieres comprar, lo vas a volver eso..."amariconao".

Esas son las dos frases que hoy han chirriado en mis oídos, las decían dos padres, a las madres de sus hijos...Uno con 5 años, otro con 3 añitos...

Me han dolido como si me las hubiesen dicho a mí...

Son frases de gente...gentes sin más...ni de barrios bajos, ni de chabolas, ni deprimidas...familias que me encuentro en la compra, en un parque...por la calle, paseando...

Y luego vengo a casa y leo ésto...

http://www.elmundo.es/elmundo/2012/02/16/internacional/1329396851.html

Qué estamos haciendo con los niños...?? Pobres criaturas...

4 comentarios:

  1. Si te contara...

    lo que llego a ver cada día en las aulas...

    a veces me cuestiono cual es mi función allí, en algunos casos enseñarles mi materia casi llega al nivel de absurdo cuando lo que tengo delante son criaturas que han pasado de mano en mano y les han dado por todos lados desde que tienen uso de razón.
    ¿que les puede aportar saber cuales son los colores primarios y secundarios?.

    "Profe si mis padres no encuentran trabajo pronto tendré que volver a Argelia y allí me casarán"

    ¿qué respuesta les puedo dar?

    y toda esta situación de deseseración a lo único que lleva es a que la paguen con un "par de guantazos" aquellos que ni tienen la culpa de lo que pasa y ni tan siquiera pidieron venir a este mundo.

    ResponderEliminar
  2. Estoy acojonada, en serio. Debería existir una escuela de padres obligatoria cuando se decide tener un hijo.

    Me duele mucho ver que hay gente que está echando a perder a los hombres del mañana.

    ResponderEliminar
  3. ¿Y quién ayudará a esa niña a seguir adelante en la vida si acaso sobrevive? ¿Quién le dará una base segura, quién confiará en ella y le enseñará a confiar?
    ¿Habrá reparación para ella?

    Este tipo de noticias me dejan un nudo en la garganta.

    ResponderEliminar
  4. El futuro que nos espera es bastante negro. Yo también creo que al otro lado de la balanza hay padres que educan y quieren bien, y que sus hijos son nuestra esperanza. Un beso.

    ResponderEliminar