Páginas vistas la semana pasada

jueves, 16 de junio de 2011

Espasmos del sollozo, ayer otro...y de los fuertes

Son terribles, y los hemos padecido durante meses. Al inicio de nuestro encuentro con Hong, eran más abundantes y frecuentes...Luego se han ido distanciando con muchos meses de por medio, entre uno y otro...aunque no han desaparecido del todo, en contra de lo que yo creía, por lo bien que nos iba...Ayer ocurrió otro de ellos...Hoy os quiero hablar de estos espasmos porque son episodios que nos llenan de nervios, de pánico y de tensión...¿qué hacer...cuando ves a tu hijo morado y sin respirar?...



Recuerdo la primera vez...ibamos en el coche camino de la playa...y...no sé por qué...Hong comenzó a llorar cada vez más histérico y con intervalos más breves para recuperar el aire perdido, hasta que estos espacios dejaron de existir y...literalmente, dejó de respirar...Ahora comprendo que tenía miedo, de ir atado a un artilugio llamado silleta, miedo a ir en un coche, miedo a nosotros, miedo a su nueva situación que desconocía...
Durante estos episodios, comenzamos con soplos, que no daban resultado...Seguimos con pequeños tortazos en la cara, que no daban resultado...Y terminamos con la cabeza de mi hijo debajo del grifo...
Ningún médico da importancia a estas apneas, pero para mí son momentos muy dramáticos, insoportables...Ayer, de nuevo tuve que pasar por un trance que me descontrola...me es imposible guardar la tranquilidad que recomiendan...veo como mi hijo deja de ser él y se me va...

Hong es un niño con una capacidad de frustración tan corta, que hemos de andar con cuidado para evitar momentos de tensión...lo que no significa que haga lo que le dé la real gana...sólo que hay que saber llevar y controlar muy bien las situaciones de choque, de crisis con él, desviando su atención hacia otros asuntos de su posible nterés, con una posición comprensiva sobre sus posturas obcecadas en ciertos comportamientos, y con una buena mano de dulzura y una sonrisa eterna en nuestras caras, las de papá y mamá...Pero ayer...me pilló desprevenida y tras tirar un juguete, varias veces a drede y con alevosía, y negarme yo a cogerlo...pasó, no supe desviar su atención, ni comprender su estrés, creí que todo estaba controlado y que, como en los últimos meses, él mismo podría sujetar su rabieta, sus desvocados sentimientos truncados...Llorando se fue a recoger el juguete que segundos antes había tirado, se lo ordené yo, y...allí, en cuclillas, entre sollozos y gritos, dejó de respirar...No sé cuantos segundos pasaron, pero para mí fueron demasiados...
Luego el proceso...soplo, palmadas, y...grifo...mucha agua en la cara y pedirle que "respire"..."respira, respiraaaa, Hong"...
Dicen los expertos que hemos de estar calmados...pero...¿cómo estarlo cuando ves a tu hijo morado, con los ojos casi idos y con hipotonia en su cuerpecito...casi desmayado?? ¿Tranquilidad?...Imposible!!
Y lo peor es que su hermana estaba delante y sufrió y lloró y pasó el mismo terror que yo...No sé cómo hacerlo más natural...no sé...y quiero aprender...

SER DIFERENTES. 6 mil millones de Otros [ES]