Páginas vistas la semana pasada

viernes, 29 de abril de 2011

Las nanas, para dormir

Ya estoy de vuelta...me ha costado porque hemos tenido fiebres, lloros y maluras...Ahora que se ha normalizado todo...aquí estoy con un tema del que me encanta hablar...las nanas...Es tan importante a la hora de dormir tener un hilo conductor oral...!! al menos para mí...Considero que la unión de una mamá con su hijo o hija a lo hora de iniciar el proceso del sueño, guiados por ese canturreo que sólo sabemos hacer bien, bien las madres...es fundamental.
Mi abuela lo hizo con sus hijas, mi madre conmigo y yo lo hice con mi hija...y por fin...ahora lo puedo hacer también con mi hijo...





Hong continúa haciendo un enorme apego hacia mí (ya os contaré los cambios que ha experimentado hacia su mamá que soy yo)...Ya no sólo quiere que yo lo duerma, sino que yo le de el bibi, y que yo lo coja cuando se despierta por la noche, él quiere mucho conmigo...La simbiosis que establecí con mi hija desde el primer segundo, se está estableciendo y reafirmando entre mi hijo y yo.
Cuando supimos que Hong era sordo profundo, una de las cosas que más me apenó, entre otras miles, fue pensar en que nunca oíría mis nanas al dormir, si es que algún día yo lo podría dormir...
Y ha llegado el momento...ese que yo pensaba que nunca llegaría por él y por mí...
Ahora que no se separa de mamá a la hora del sueño...y que no es sordo, gracias a su implante...he comenzado esta nueva etapa...llena de dulzura y, sobre todo, paz...Sí Concha, empiezo a perdonarme y encontrar mi camino para pacificar mi alma y eliminar mi culpa...ya ves...y estos gestos y cambios me muestran la ruta correcta...
Nos juntamos los dos, él con sus 3 años pero como un bebé que acaba de nacer, acurrucado en mí,...y le canto y lo mezo... se relaja y yo le susurro esos cánticos que una madre le sabe regalar a sus hijos a la hora del sueño, y entonces pienso en todas las cosas que son posibles...también cantar nanas a sordos...y que ellos se dejen llevar al mundo de los sueños en brazos de su madre y sus cantos...qué paz...