Páginas vistas la semana pasada

viernes, 8 de abril de 2011

busca, busca...

 sigue buscando

Jugar a adoptadas, embarazadas o encontradas...es un juego que se está repitiendo en las últimas semanas...
El juego ha ido más lejos, hace unos minutos...
Hoy quería jugar a encontradas y...cuando ya la he encontrado, la he vestido, la he hecho mi hija, le he puesto un nombre...(todo mientras comía)...va y me dice (imitando a un bebé)...

Ella-"mia, mia...tego una photo...mia, mia...de mi mamá" (Era la servilleta)
Yo-(Recojo el testigo, la servilleta la miro -Ah! una foto mía!!, qué bien"...
Ella-"No, tuya no, te mi mamá china"...

Inmediatamente, reorganizo mis pensamientos y reconduzco...

Yo-"Ah...qué guapa...como tú...te pareces a ella, y también a mi, tu mamá para siempre. Qué bien que tengas una foto de tu madre de nacimiento o biológica, eso es estupendo, así sabemos cómo es su cara"...
Ella-"Mia po detrá...mia, mia...pone aago...hay letass"...

De nuevo echo mano de mi imaginación y leo lo que pone detrás de...una servilleta, blanca como la nieve...

Yo-"Hola, soy la mamá de nacimiento de esta niña tan bonita y buena...he escrito esto para que lo lea su madre del corazón y para decirle que la cuiden sus papás para siempre"...
Yo-"Ohhhhh, qué bonita carta...claro que si pequeñita que te cuidaremos para siempre en casita...La guardaremos en nuestro corazón...quizás algún día podemos contestar y conocerla...a esa madre de nacimiento tan guapa...verdad?
Ella-"Ti...eeeto, eeeto....miennnnnnn"!!!!

Luego hemos seguido comiendo arroz a la cubana y huevo frito, y hablando de cómo le ha ido el día en el cole, como si nada...con dos caras sonrientes por todo...y la mía además...sorprendida por este juego que se transforma, avanza y se completa....

Benedetti, el grande

No te rindas, aún estás a tiempo
De alcanzar y comenzar de nuevo,
Aceptar tus sombras,
Enterrar tus miedos,
Liberar el lastre,
Retomar el vuelo.
No te rindas que la vida es eso,
Continuar el viaje,
Perseguir tus sueños,
Destrabar el tiempo,
Correr los escombros,
Y destapar el cielo.
No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se esconda,
Y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma
Aún hay vida en tus sueños.
Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo
Porque lo has querido y porque te quiero
Porque existe el vino y el amor, es cierto.
Porque no hay heridas que no cure el tiempo.
Abrir las puertas,
Quitar los cerrojos,
Abandonar las murallas que te protegieron,
Vivir la vida y aceptar el reto,
Recuperar la risa,
Ensayar un canto,
Bajar la guardia y extender las manos
Desplegar las alas
E intentar de nuevo,
Celebrar la vida y retomar los cielos.
No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se ponga y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma,
Aún hay vida en tus sueños
Porque cada día es un comienzo nuevo,
Porque esta es la hora y el mejor momento.
Porque no estás sola, porque te queremos.
Mario Benedetti
No te rindas

jueves, 7 de abril de 2011

Todas podríamos ser María


http://floresparamaria.blogspot.com/

Esta dirección de blog ha sido creada para que las mujeres del mundo envíen flores a una mujer llamada María, a la que no conozco, ante el diagnóstico de un cancer de mama...Flores para curar y buenos deseos para llenarle en corazón de la esperanza de vivir...Os animo a que envíes vuestro deseo y vuestra flor...o paisaje...Me parece una idea tan bonita y solidaria...Animo!!!

miércoles, 6 de abril de 2011

el milagro de la croqueta

Gracias a los encuentros que estoy manteniendo con el psicólogo de postadopción, estoy recordando detalles de la evolución de Hong, aprendiendo mucho y comprendiendo más...a parte de empatizando con mi hijo y su forma de ser...Hoy hemos hablado de cómo los niños con gran abandono emocional y sentimental llegan perder, incluso, sensibilidad en sus sentidos...se dejan llevar tanto, se abandonan ellos tanto que pierden esa sensibilidad característica de los más pequeños.

Recuerdo que mi hijo no reaccionaba...ni ante frio ni ante el calor...tampoco al dolor físico...

Puedo contaros el agradecimiento que le tengo a las croquetas muy calientes, de verdad...

Habían pasado ya bastantes meses...demasiados, llevábamos mucho tiempo comprobando que a Hong no le afectaba la comida muy caliente cuando entraba en su boca, tampoco la demasiado fría, no tenía ninguna sensibilidad en su paladar, lengua y resto de partes...Para que no se quemara o comiera todo frío, había que estar probando constantemente sus alimentos..pero un día...tenía tanta hambre que cogió él su croqueta, la mordió y, por fin!!!, se quemó y reaccionó, la expulsó inmediatamente y me miró con una carita de "me he hecho pupa"...Puede parecer cruel...ja,ja,ja...pero me sentí feliz...Fue la primera vez que mi hijo se daba cuenta de lo que era dañino para él...el calor abrasante en su boca, era malo y lo rechazaba...finalmente se dió cuenta...y todo gracias a una croqueta...benditas croquetas!!!
Benditas latas de cerveza bien frías que dan "pa trás"...!!! Benditas esquinas de las mesas...!!! Benditas pupas!!! y Benditas lágrimas!!!...que aquí estoy yo, mamá, para curar y pegar a lo que daña...

LOS 23 PENSAMIENTOS DE UNA ADOPTADA

En su blog Heart, Mind and Seoul, Li Kim, una americana adoptada de origen koreano, ofrece una lista de 23 reflexiones y pensamientos que se paseaban por su cabeza cuando era una niña y que todo padre adoptivo debería tener en cuenta:

1. Muchas veces me avergoncé de la cultura de mi país de origen porque era profundamente diferente de la de mi familia y mis amigos. Quizás demasiado a menudo mis orígenes sirvieron de interminables fuentes de bromas y ridiculización tanto por parte de extraños, como de mis propios compañeros de clase.
2. A pesar del amor incondicional de mis padres adoptivos, no podía evitar sentir que yo fuí para ellos su última oportunidad de convertirse en padres.
3. Expresiones como "Gracias a Dios que existe la adopción" o " Bien, por lo menos hay muchos niños abandonados en el mundo para adoptar si no logramos tener hijos por nuestros propios medios" sólo servían para reforzar mi creencia de que la adopción es realmente, para una gran mayoría de parejas, el último recurso para crear una familia.
4. Una de las cosas que más agradecía en mi infancia era no tener una hermana que fuera hija biológica de mis padres. El mero hecho de pensar en tener que compararme o compartir a mis padres con una hermana que fuera su hija "de verdad" me resultaba insoportable. Ser la mayor y la única chica en mi familia me servía para decirme a mí misma que era especial, aunque no siempre me lo creyera.
5. En lugar de escuchar tantas veces la frase "Qué suerte tienes de que te adoptaran", me habría gustado oír al menos una vez algo como "A veces tiene que resultar duro ser adoptada, ¿no?"
6. Recuerdo que la insaciable necesidad de ser perfecta era una forma de hacerme sentir más valiosa y, por lo tanto, reducir las posibilidades de ser abandonada de nuevo. 
7. Igualmente, la insaciable necesidad de controlar todo lo que me rodeaba era una forma de sentirme sana y salva durante una época en la que me sentía una persona de usar y tirar.
8. Mi mente llegó a entender porque mi madre Koreana me tuvo que abandonar, pero mi corazón no.
9. Cuando me decían que "(mi madre biológica) me quería tanto que renunció a mí para poder darme una vida mejor", yo sólo sentía un terrible miedo de que mis padres adoptivos me llegasen a querer de esa forma tan intensa.
10. En lo más profundo de mi pensamiento, me preguntaba si alguna vez sería lo suficientemente buena en algo. Después de todo, fuí abandonada siendo un bebé: ¿por qué abandonaría alguién a su bebé a no ser que fuese malo e indeseado?
11. Soñaba con volver a Korea para ser capaz de "encajar" entre la gente de mi edad. Habría dado cualquier cosa por ser al menos por una vez una chica popular, guapa y "normal", en lugar de ser la chica cuya mera apariencia física despertaba tantas preguntas y suposiciones indeseadas.
12. A menudo imaginaba formas de parecer más occidental para no sentirme un monstruo.
13. Me preguntaba cómo se sentiría una siendo la hija por la que alguien hubiera luchado con todas sus fuerzas, en lugar de ser la hija cuyos padres Koreanos no quisieron y la hija con la que mis padres adoptivos tuvieron que conformarse.
14. Me sentía increíblemente culpable cada vez que me sentía triste o mal sobre mi adopción. Era mucho mejor guardame todo mi dolor para mí misma que herir a mis padres contándoselo, esos padres que yo sabía que me querían y adoraban más que a sus propias vidas.
15. Me acostumbré a darle la vuelta a mi historia de adopción para poder sobrevivir.
16. Me resultaba imposible enfadarme u odiar a mis padres Koreanos por haberme abandonado y, sin embargo, también me resultaba imposible perdonarme a mí misma por haber sido abandonada.
17. Llegué a un punto en el que mi mente realmente se creyó todo lo que yo misma decía sobre no tener ningún tipo de sentimientos ni de repercusiones por el hecho de ser adoptada, incluso cuando mi corazón y mi cuerpo se sentían marcadamente diferentes por ese hecho.
18. El cuerpo nunca miente por mucho que le pidas que finja.
19. Mis rabietas, pataletas y golpes de ira eran mi forma de intentar deciros: "Tengo un profundo dolor en mi interior y más que nada en el mundo me da miedo que algún día me abandonéis".
20. El amor, por muy profundo y abundante que sea, nunca puede borrar el pasado.
21. A pesar de todo, sabía que superaría todo esto.
22. Había querido y había sido querida y esperaba que algún día mereciera realmente esa emoción.
23. Deseaba que lo que otros veían de bueno en mí, algún día fuera evidente también para mí misma. Y que ojalá, con la ayuda de Dios, aprendiera a quererme y a perdonarme de verdad.
 
EXTRAÍDO DEL BLOG
 

lunes, 4 de abril de 2011

Abrazado a MAMÁ

Hong está cambiando...con respecto a mí...lo noto, lo veo, lo compruebo, y sobre todo, lo siento...Se está despertando en él la necesidad de estar junto a mí en determinados momentos del día que antes, sólo compartía con PAPÁ...
Uno de ellos es...la hora del sueño...
Desde nuestro encuentro, Hong no soportaba que yo lo tocara a la hora de dormir, sólo quería a su padre...y así llevaba casi estos dos años de convivencia en nuestro hogar. un comportamiento que pudo ser el resultado de muchas circunstancias, una de ellas, lo admito, el rechazo, que generó en mí, la experiencia traumática del inicio de nuestra vida juntos como madre e hijo.
Pero...ahora todo está cambiando.
Desde hace unos pocos días...me busca cuando llega ese momento...lloriquea con papá hasta que yo lo cojo y lo calmo...se acurruca en mis brazos, se tranquiliza y se duerme...feliz...
Me busca cuando hay que dar mimos tranquilizadores, cuando hay que ofrecer cariños calmantes ante una caída o golpe, cuando hay que dar mucho amor ante una regañina de papi...Hong se ha abrazado, por fin, a mí.
Me busca para que ejerza de madre...y yo estoy entre sorprendida, agradecida e ilusionada...por él y por mí misma...el comportamiento de Hong está facilitando que, entre abrazos y besos, le pida perdón a mi pequeño por la inicial lejanía que tuve con él; que pueda recuperar el tiempo perdido; que sepa ser su madre en la plenitud de la maternidad..., él está permitiendo que nuestra unión se haga aún más fuerte y profunda...Gracias Hong...qué sabio eres, hijo...

adios a un marzo más

Se me fue este mes de marzo, el mes que marca la vida de Hong...En marzo nació, en marzo sufrío su primera operación en China, y en marzo, cambió su vida para siempre, comenzó a oir, tal y como ya os he contado...
Hoy os cuento lo ocurrido en marzo de 2009, cuando me enteré de que a mi hijo lo habían operado en China de su labio leporino y paladar hendido...entonces ya se me partió el corazón...


Era viernes, acababa de llegar a casa tras recoger a mi primer retoño en su colegio, era un día de primavera luminoso y nuestras risas resonaban en la puerta de nuestro hogar...llevábamos algunas semanas en contacto con la ecai para que no intervinieran a mi hijo en China, y todo parecía tranquilo,  seguro que China accedería, nos dijo Esther, todo estaba preparado en España para su operación, habíamos enviado informes, nombres de médicos, de la clínica, Hong pasaría por este doloroso trance junto a nosotros y con nuestros cuidados...Pero la vida es caprichosa y esa felicidad que compartia junto a mi niña aquél día, se disluyó cuando...sonó el teléfono y oí a Esther...¡"mierda, por qué?" pensé...a Hong ya lo habían operado, hacía dos días,  imagina por cuál equipo médico, en quién sabe en qué hospital, y en qué estado. Nadie nos podía decir cómo se encontraba, si estaba con alguna cuidadora, en qué centro hospitalario y en qué circunstancias...nadie tenía noticias de su estado...sólo nos dijeron en la ecai que si no había noticias de él, es que todo iba bien...ja!! Nada más que eso fue lo que nos dijeron...dios mío! qué dolor sentí...Se me rompió el corazón y mi alma saltó en pedazos...un hijo no puede pasar por un trance como ese, una intervención quirúrgica, sin su madre al lado, o alguien que lo cuide...aunque quería pensar en positivo, me lo imaginaba solo en una cama de un hospital chino, sin nadie que calmara su ansiedad, su dolor y su miedo...fue un golpe directo al corazón...retuve las lágrimas como pude en ese momento, por mi hija, y...tiré "palante", hasta que llegó mi pareja y pude desahogarme con él...luego llamé a mi madre y le conté mi dolor...
No supimos nada de él por la ecai.
Pude conocer sobre su estado por una chica que, en China, envía paquetes-regalo a los orfanatos y...a través de ella nos enteramos de cuándo salió del hospital, en donde estuvo 13 días ingresado.Nos decía que lloró mucho en este periodo; que estaba bien, y que lo habían operado los mejores médicos de la zona...qué impotencia sentí...hoy aún me duele...pobre niño mío...por qué no esperaron?...por qué le hicieron daño sin mí junto a él.?..Cuanto duele un hijo, incluso, a miles de kilómetros...!!!!


Le habían cosido el labio leporino y el paladar, todo de una vez...en la más absoluta soledad...de eso estoy segura, también ahora, dos años más tarde...
Leo sobre el estrés emocional, sobre el cortisol, la hormona del estrés, y los daños que causan los sufrimientos no paliados en los menores...Hong llegó con muchos daños neuronales...esperemos que su recuperación pueda ser total, o casi total...ahí estamos...en ello estamos...

Y más de daños neuronales por la falta de cariño y cuidados...

Qué interesante!!!!!

http://www.buenostratos.com/

"Si el niño sufre escasa estimulación o lo único que ve todo el día que permanece tumbado en una cuna del orfanato es el techo blanco, o ha vivido largos periodos de angustia o depresión por la ausencia prolongada de contacto y afecto maternos, las redes neuronales que se interconectan son menores y de menor fijación (las redes neuronales que transportan la información pueden compararse a un camino en la nieve: si los caminantes pasan muchas veces, se abrirá un sendero bien definido y marcado; si los caminantes pasan pocas veces, el camino será más débil) Si el estrés que han vivido es prolongado e intenso -por la angustia de separación o abandono del cuidador o por los malos tratos-, se genera un exceso de cortisol, hormona del estrés que, -como nos ha explicado Rafael Benito psiquiatra de la Clínica Quirón de San Sebastián-, puede dañar las neuronas."