Páginas vistas la semana pasada

sábado, 10 de septiembre de 2011

Dolor



¿Por qué siento dolor cuando me tengo que enfrentar a situaciones que podrían calificarse de normales?
Me refiero a algo tan simple como acudir a la reunión informativa del cole...Entro en la sala, miro a tantos padres y madres y...siendo mucho dolor...como madre de mi hijo discapacitado...Es un dolor intenso, muy fuerte en mi corazón que se deja estrujar... es tanto el dolor que no soy capaz de sujetar las lágrimas...aunque tengo que tragármelas a duras penas, con gran esfuerzo...Me duele físicamente la garganta de tanto retenerlas...me gustaría llorar abiertamente...pero...¿por qué? me pregunta mi otro yo..."debes ya de tener asumido lo que es tu hijo, un niño con una discapacidad auditiva que va recuperándose en cientos de áreas...un niño que llegó muerto y que ahora viven intensamente...un ser que no era nada y que ahora protagoniza su propia vida y existencia con decenas de ojos que lo miran con un amor extraordinario, y de manos que lo ayudan en todo..." Y si esto es lo que piensa la otra parte de mí, la luminosa, ¿por qué siento dolor? ¿por qué lo siente esa parte que se resiste a cambiar...que quiere seguir negando, que no acepta, que se agazapa y sale cuanto menos lo espero dañándome tremendamente?
El director del cole habla y explica cómo, cuándo, dónde...y pronuncia esa frase que debería tener aceptada con todas sus consecuencias..."hay dos niños con discapacidad auditiva en el aula A......"...uff!! uno es mi hijo!! , pienso...y ¿por qué es mi hijo? dice mi yo oscuro...¿por qué ha tenido que ser mi hijo ese niño discapacitado y no un niño con todas sus capacidades sensoriales perfectas? ¿por qué el destino me preparó esta jugada? Y el dolor se hace más agudo en mi alma...y vuelven unas lágrimas como ríos que intento contener debajo de mis gafas de sol negras...Y luchan mis dos yos...dentro de mi y...creo que no voy a poder seguir viviendo con ellos unidos en una misma mente, en una misma alma...en mí..Alguno tendrá que salir en algún momento de mi vida...y yo quiero que sea el oscuro...pero está tan profundo que no logro arrancarlo por completo y...cuando menos lo espero, cuando creo que se fue con el verano, con las risas, con la vitalidad de mi niño, y sus primeras pobres palabras...sale y me produce tanto dolor que mi corazón no lo puede soportar...




El lunes será difícil...El yo oscuro está presente desde hace algunos días y...seguro que querrá, ese día, ser el primero del cole, machacar al yo luminoso...y quedarse el primero de la fila...y hacerme ver a mi pequeño hijo, menor, desgraciado, y raro...
Es que acaso no tengo superado mi trauma maternal????? aún...????

4 comentarios:

  1. Hola Mei,

    Tu entrada me ha emocionado y se que no es fácil. Siempre pensamos estar preparados pero no así. No te culpes por tener un lado oscuro, todos lo tenemos. Solo piensa que tienes un hijo precioso y que ser un niño con necesidades especiales lo hace aún más especial.

    Los niños adoptados son especiales pero los que tienen una necesidad tienen algo más profundo, más humano, más.... y ese "más" hace que lo queramos aún más y tal y como es aunque no sea fácil.

    Seguro que te hace daño todo lo que ves pero piensa que tu hijo es feliz a tu lado, que le has dado una vida que jamás hubiese tenido allí, le has dado una oportunidad de tener una vida medianamente normal, con su deficiencia pero normal.

    Son niños que juegan, rien, saltan... como los demás. Ante todo son niños y puedes estar muy orgullosa del camino que has recorrido y de la madre que eres y de tener un hijo como el tuyo. Deja ese lado oscuro y disfruta de lo bonito que tienes contigo: TU HIJO.

    Un besazo para esta madre especial y no te montes tus películas antes del día D.

    De una madre, también especial.

    ResponderEliminar
  2. Lo siento Pilar, pero el lado oscuro se queda para siempre, se aprende a aceptarlo y vivir con él. Una compañera del insti tiene un hijo con una grave discapacidad neurológica degenerativa y un día hablando con ella después de uno de esos bajones que te dan al ver que tu hijo no es como los demás me lo dijo. "Aprende a vivir con ese sentimiento y aceptarlo porque no se va a marchar nunca".
    Un beso que aunque quizá mañana ese lado oscuro quiera ser el primero habrá otros muchísimos días que no aparecerá.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Pilar, piensa que con discapacidad o no, tú eres la luz de su vida, su linterna, su estrella, su sol..., dependerá las pilas que tengas cada día para alumbrar su vida...
    Ël, tu hijo, es una gran enciclopedia de vida que ha caido en tus manos y de la que sacaras, mucha consciencia, serás un gran persona, gracias a ser su madre,...serás casi una sabia..., si te lo permites...
    No lo olvides...., las interacciones entre tu microcosmos y el de él son únicas e irrepetibles, son vuestras y de ellas naceran historias, sensaciones, vidas, lecciones, miradas que serán sólo vuestras y vuestras creaciones....
    No importa donde se represente la obra, el teatro en cuestión..., sois los protagonistas absolutos de esta preciosa historia,...nadie puede sustituiros.
    Espero que te haya ayudado.
    Te siento triste.
    Felisa. Un abrazo, grande.

    ResponderEliminar
  4. Mi querida amiga. No creo que sea tu lado oscuro. Pienso que tu hijo de duele,y te duele su dolor, y te angustia su dolor pasado y el que pueda volver a pasarlo mal, a sufrir.

    No te juzgues mal, solo es que eres madre y te duele tu hijo porque lo amas por encima de todo y temes por él.

    Un abrazo muy muy fuerte

    ResponderEliminar