Páginas vistas la semana pasada

jueves, 5 de mayo de 2011

Ser empáticos con nuestros hijos, acudir y atender

Esta es ahora mi nueva lectura...un libro que me está descubriendo tantas cosas que intuía, pero que realmente no conocía con tal profundidad. Debería de ser un libro de cabecera de cualquier hombre o mujer que quieran ser madre y padre...y más aún para las familias hechas por medio de la adopción.
Algunas de las cosas que nos dice Sue...

"Si los padres están en contacto con los estados de ánimo del bebé y responden a ellas sin tardanza, y se restaura en él el sentimiento de bienestar, esta dinámica hace que los sentimientos pueden surgir y que el bebé se dé cuenta de ellos".

"Es esencial para el bebé el grado en que los progenitores o cuidadores están emocionalmente disponibles y presentes para el niño, en el sentido de darse cuenta de los mensajes que les envía y puedan, regular su estado emocional."

Y hay mucho más, se habla del nivel de estrés de los bebés, del cortisol (la hormona del estrés) que no debe manetenerse demasiado alto durante demasiado tiempo. En el caso de los bebés, siempre tiene que haber un adulto que ayude a calmar sus sentimientos y cubrir sus necesidades, para que su cortisol no se altere y llegue a niveles tan altos que, con su establecimiento constante en el tope de la resistencia, puedan dañar el cerebro y su parte emocional para siempre...o, al menos, hasta que alguien le ayude a bajar esos niveles, ese estrés, y ese sufrimiento...La cuestión es que el alto nivel de estrés influye en la personalidad futura del bebé.
La cuestión es que muchos de nuestros hijos del corazón, adoptados, llegan con un alto nivel de estrés...que debemos curar los padres y madres adoptados por ellos. En este libro se dan fórmulas de cómo hacerlo...de ahí su interés...

6 comentarios:

  1. Mei yo acabo de terminar "El niño feliz". Me ha gustado mucho. Echare un vistazo al tuyo este finde en Fnac a ver si esta.
    Todo lo que sea crianza natural me encanta y me enseña de verdad!!

    ResponderEliminar
  2. Miraré en mi minibiblio particular el que me recomiendas...me suena que lo tengo desde hace mucho tiempo, antes de tener hijos y...le leí...volveré a recordar conceptos...
    un besote

    ResponderEliminar
  3. El niño féliz es mi guía para trabajar la autoestima. Es un libro requeteviejo, fue de lectura obligada hace unos cuantos años. Pero es muy sencillo y muy bueno, en mi opinión.

    Ayer mismo compré Amor Maternal. Aunque el tema de los bebés lo llevo bastante mal. El pensar tooooodo el tiempo que mi hija estuvo institucionada me despierta tanta tristeza.
    un abrazo
    Itsaso

    ResponderEliminar
  4. Cuando comenzé la lectura de este libro...me empecé a poner muy melancólica y triste al pensar como tú, Itsaso, todo lo que él no tuvo hasta los 14 meses...cuánta falta de cuidados emocionales...!!1 cuánto estrés!!, creí incluso que lo tendría que dejar porque me causaba un poco de ansiedad...pero, ahora, pasados algunos capítulos y leyendo a Jose Luis Gonzalo en su blog "Buenos tratos"...y viendo los comportamientos de mi niño...ese estado en el que me sumergía la lectura, se me fue pasando...porque como bien he comentado..."es posible la recuperación de estos corazones abandonados..."...para eso hace falta poner mucho amor y sabiduría...hay que estudiar, preguntar y consultar...Yo lo estoy haciendo con éste y otros libros y con el psicólogo de postadopción...y los resultados ya los estáis viendo...hamaca, nanas, dulzuras, miradas, abrazos y él los pide, los da y se los deja dar...Si mi hijo está podiendo...otros niños también...No hay que dejarse embagar por la tristeza de lo que no tuvieron, sino por la alegría de la oportunidad que han tenido de caer en nuestros brazos....
    Que lo leáis bien!!!!

    ResponderEliminar
  5. Disculpar las faltas..."comencé"...voy como una moto escribiéndo porque nos vamos de casa...aunque quería contestar...

    ResponderEliminar
  6. Yo también lo he leído y es un libro que todos los padres deberían leer, desde luego. Muy esclarecedor.

    ResponderEliminar