Páginas vistas la semana pasada

lunes, 4 de abril de 2011

Y más de daños neuronales por la falta de cariño y cuidados...

Qué interesante!!!!!

http://www.buenostratos.com/

"Si el niño sufre escasa estimulación o lo único que ve todo el día que permanece tumbado en una cuna del orfanato es el techo blanco, o ha vivido largos periodos de angustia o depresión por la ausencia prolongada de contacto y afecto maternos, las redes neuronales que se interconectan son menores y de menor fijación (las redes neuronales que transportan la información pueden compararse a un camino en la nieve: si los caminantes pasan muchas veces, se abrirá un sendero bien definido y marcado; si los caminantes pasan pocas veces, el camino será más débil) Si el estrés que han vivido es prolongado e intenso -por la angustia de separación o abandono del cuidador o por los malos tratos-, se genera un exceso de cortisol, hormona del estrés que, -como nos ha explicado Rafael Benito psiquiatra de la Clínica Quirón de San Sebastián-, puede dañar las neuronas."

3 comentarios:

  1. Como dice José Luis muchas veces, "paciencia y perseverancia", por suerte la plasticidad de los cerebros infantiles es altísima.

    Mei, mi hijo no venía de ningún orfanato y parecía autista, pensamos sinceramente que padecía algún tipo de retraso. Se negaba a comer sistemáticamente y si conseguiamos que ingiriese algo lo vomitaba a continuación. Sus dientes eran diminutos debido al bruxismo, llegaba a arrancarse literalmente la uña del dedo gordo de la mano, bueno podría seguir y no parar. Sus nivéles de cortisol debieron de ser un escandalo.

    Lo primero que experimentó una mejoría que dejó atónita a la pediatra, fué su estado físico, antes había estado siempre enfermo. Su peso y su talla aumentaron espectacularmente.

    En 1º de Infantil fué valorado por la orientadora del cole, que fué la primera sorprendida, C.I. 133, pero sus problemas de regulación de impulsos, sus escasas habilidades sociales, nos traían de cabeza.

    ResponderEliminar
  2. Ahora lleva ya tres años con nosotros, tiene siete, han habido grandes avances, pero queda muchísimo camino por recorrer. Digamos que sus habilidades cognitivas están interferidas por
    sus problemas emocionales, mientras los demas niños se pueden concentrar en la tarea, porque sus mecanismos autoregulatorios funcionan, mi hijo no lo consigue.

    Hong tiene tres años, habrá que trabajar mucho sobre todo en los aspectos emocionales, por que es a partir de ahí, desde donde inician el despegue, pero no dudes que la evolución será espectacular. Yo estoy segura.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Me gusta la diferencia que yo nunca había apreciado que hace Jose Luis entre retraso y trastorno...mi hijo vino al fino de padecer un trastorno, afortunadamente, sólo tenía un gran retraso causado por este abandono emocional y su sordera profunda...Nos queda realmente muuuchísimo trabajo...y espero que los resultados sigan llegando...Igual que tú, hemos avanzado, pero nos queda mucho, nos queda todo...Hong es muy nervioso, no para, y no sé cuando entre en el cole cómo le afectará su forma de estar en sus capacidades intelectuales...aunque en la escuela infantil a la que acude tres horas no nos han comentado nada de que pueda estar gravemente afectado por las ausencias que tuvo en su etapa de bebé...
    Ya veremos cómo avanzamos...gracias por tus comentarios, siempre tan ricos.....

    ResponderEliminar