Páginas vistas la semana pasada

lunes, 4 de abril de 2011

adios a un marzo más

Se me fue este mes de marzo, el mes que marca la vida de Hong...En marzo nació, en marzo sufrío su primera operación en China, y en marzo, cambió su vida para siempre, comenzó a oir, tal y como ya os he contado...
Hoy os cuento lo ocurrido en marzo de 2009, cuando me enteré de que a mi hijo lo habían operado en China de su labio leporino y paladar hendido...entonces ya se me partió el corazón...


Era viernes, acababa de llegar a casa tras recoger a mi primer retoño en su colegio, era un día de primavera luminoso y nuestras risas resonaban en la puerta de nuestro hogar...llevábamos algunas semanas en contacto con la ecai para que no intervinieran a mi hijo en China, y todo parecía tranquilo,  seguro que China accedería, nos dijo Esther, todo estaba preparado en España para su operación, habíamos enviado informes, nombres de médicos, de la clínica, Hong pasaría por este doloroso trance junto a nosotros y con nuestros cuidados...Pero la vida es caprichosa y esa felicidad que compartia junto a mi niña aquél día, se disluyó cuando...sonó el teléfono y oí a Esther...¡"mierda, por qué?" pensé...a Hong ya lo habían operado, hacía dos días,  imagina por cuál equipo médico, en quién sabe en qué hospital, y en qué estado. Nadie nos podía decir cómo se encontraba, si estaba con alguna cuidadora, en qué centro hospitalario y en qué circunstancias...nadie tenía noticias de su estado...sólo nos dijeron en la ecai que si no había noticias de él, es que todo iba bien...ja!! Nada más que eso fue lo que nos dijeron...dios mío! qué dolor sentí...Se me rompió el corazón y mi alma saltó en pedazos...un hijo no puede pasar por un trance como ese, una intervención quirúrgica, sin su madre al lado, o alguien que lo cuide...aunque quería pensar en positivo, me lo imaginaba solo en una cama de un hospital chino, sin nadie que calmara su ansiedad, su dolor y su miedo...fue un golpe directo al corazón...retuve las lágrimas como pude en ese momento, por mi hija, y...tiré "palante", hasta que llegó mi pareja y pude desahogarme con él...luego llamé a mi madre y le conté mi dolor...
No supimos nada de él por la ecai.
Pude conocer sobre su estado por una chica que, en China, envía paquetes-regalo a los orfanatos y...a través de ella nos enteramos de cuándo salió del hospital, en donde estuvo 13 días ingresado.Nos decía que lloró mucho en este periodo; que estaba bien, y que lo habían operado los mejores médicos de la zona...qué impotencia sentí...hoy aún me duele...pobre niño mío...por qué no esperaron?...por qué le hicieron daño sin mí junto a él.?..Cuanto duele un hijo, incluso, a miles de kilómetros...!!!!


Le habían cosido el labio leporino y el paladar, todo de una vez...en la más absoluta soledad...de eso estoy segura, también ahora, dos años más tarde...
Leo sobre el estrés emocional, sobre el cortisol, la hormona del estrés, y los daños que causan los sufrimientos no paliados en los menores...Hong llegó con muchos daños neuronales...esperemos que su recuperación pueda ser total, o casi total...ahí estamos...en ello estamos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario