Páginas vistas la semana pasada

jueves, 3 de marzo de 2011

el dormir y Punset

"Se duermen solos en sus cunitas", así dicen todos los informes que conozco, sobre niños y niñas que han sido adoptados...hasta que llegan los padres y...entonces qué...???
Tras mi paso por la adopción de dos hijos, he comprobado que los informes reflejan realidades muy reales en el dormir, efectivamente se duermen SOLOS, y nos lo dicen, tan convencidos, también en la ecai, nos quieren transmitir que, "solos, ellos solitos, los dejas en la cuna y"...¿será que no nos quieren asustar a padres y madres inexpertos o expertos que se enfrentan al arte de serlo?..."Estan acostumbrados a dormir así, respetárselo porque si no será peor"...eso nos dijeron a nosotros cuando viajamos a por nuestro primer retoño, algo que, claro, no hicimos, ni locos, con ninguno de nuestros dos hijos...ni el primer día que los cogimos en nuestros brazos...A mi niña, la cogí por puro egoismo y la dormi, cantándole una nana en mis brazos y así...muuuuchas noches...qué placer, para las dos...aún lo es...
De mis dos hijos, sus informes, exponían que dormían sólos en su cuna...Según estos papeles, lloraban algo antes de dormir, hasta que finalmente cerraban los ojos y ¡hasta mañana!...lloraban??? sólo lloraban???...o mejor dicho...¿berraban y sufrían la soledad de la noche derramando lágrimas que nadie se ocupaba de acunar?...
Sinceramente, y a pesar de lo que decían en sus papeles, creo que mi primer retoño no surmió sola, al menos durante un tiempo. Creo que durmió junto a la mujer que la cuidó en su casa. Con su calor y su cariño, cada noche, conciliaba sueños maravillosos. Lo intuyo como madre, por sus comportamientos, desde que la pusieron en mi regazo...Por lo tanto, no se dormía sola...sino con alguien que la quería y la cuidaba.
El caso de Hong, es diferente. Sinceramente creo que mi hijo, soñaba solo, en la soledad de una cuna desamparada y lloraba "un ratito" hasta que, aburrido, conciliaba su ansiado sueño, por cansancio, más que nada...en casa los berriches a la hora de dormir han durado meses, y hoy es el día en el que rara es la noche en la que no se despierta y más de una y dos veces.
Me quedo con esta reflexión del siempre increíblemente brillante, Eduardo Punset.

"El abandono del bebé en la cuna es comparable al desamor en el adulto"
“Hay que querer a los hijos incondicionalmente. Se trata de uno de los descubrimientos más recientes e impactantes de los mecanismos afectivos. La manera más expeditiva de poner remedio a tanto desgobierno sentimental y a la depredación afectiva consiste, precisamente, en aceptar de una vez por todas que sin amor incondicional no hay proceso de aprendizaje posible. No hace falta descubrir la pólvora y dar con la mezcla ideal de recompensa y castigo para el aprendizaje. Querer a los hijos incondicionalmente no significa querer todos sus actos, sino hacerles sentir que existe un lugar, su hogar, donde son amados y protegidos por lo que son intrínsecamente. Verá como todo empieza a funcionar de una manera distinta.”
¡Parece una obviedad pero no lo es¡
No sólo no hay amor incondicional en los miles de padres que abusan de sus hijos, tampoco lo hay en los millones de padres pacíficos que amamos a veces más nuestra propia comodidad, la disciplina y ciertas normas sociales que a nuestros hijos.
No hay amor incondicional en no darle de mamar amamantarlo con lactancia materna, ni siquiera un día de vida y pedir voluntariamente la inyección/pastilla para cortar la leche, no hay amor incondicional en dejarle llorar en una cuna sin consolarlo, no hay amor incondicional en exigirles comportamientos de independencia impropios de su edad, no hay amor incondicional (ni comprensión sobre sus necesidades) en separarlos voluntariamente de sus padres largas horas en los primeros meses, etc.
¿Por qué creeis que San Agustín dijo: “dadme otras madres y cambiaré el mundo“? En la crianza con amor incondicional está el gran cambio de la Humanidad".


5 comentarios:

  1. Da gusto leer estas palabras en contraste con las barbaridades que algunos se atreven a escribir...Ya me gustaba Punset en todo lo que dice y escribe pero después de esto me gusta aún más.
    ¿Qué lloran un poquito y después se duermen solitos? Claro! Porque saben que están SOLOS en el mundo y que nadie les escucha ni les va a socorrer. Porque tienen que ceder ante la evidencia de que no hay nadie allí que les quiera y les ofrezca amor y calor, el que necesitan para desarrollarse como personitas emocionalmente estables y seguras. Yo, si con mis 35 añazos llorase y necesitase consuelo pero nadie me lo diera jamás ¿no dejaría de llorar y viviría mi desasosiego en profunda soledad y tristeza? ¿Nos parecería eso penoso e incluso cruel? Pues no podemos imaginar cómo puede vivir ese sentimiento un bebé.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que tu comentaria me parece un poco heavy, creo que educar a un niño, enseñarles normas de convivencia, respeto hacia los adultos, que entiendan que no son el centro del universo, reñirles cuando les hace falta es decir no dejar a tus hijos que desmonten una tienda o metan los dedos en un enchufe en beneficio de su libertad, el comentario no le riñas que le va a hacer un cobarde, lo he oido un montón de veces y sino le digo yo le dejo electrocutarse, o así el dia de mañana insultará a su jefe no se levantará en el autobús para dejar sentarse a una embarazada, pedir las cosas por favor decir gracias saludar, considero que son normas que la van a permitir socializarse, y como dice una amiga mia directora de personal de una gran empresa, ahora buscamos educación no curriculum, en su casa han sido dioses nadie les ha puesto en su sitio y vienen con unos aires que vamos y cuando les dices algo que no les gusta lloran, hablo de jóvenes de entre 25 o 30 años.
    Yo lo siento no quiero que mi hija sea así, aunque a veces llore en casa o entienda que las cosas se hacen por que mamá las dice, es tan fácil dejarles y ser un padre guay.
    Un saludo
    maría

    ResponderEliminar
  3. Cuando un bebé nace empieza a percibir el mundo a traves de su madre, ella es quien le calma, quien atiende sus necesidades, quien le da mimo y consuelo. Si por alguna razón esto no es así, si no tenemos la oportunidad de ser atendidos amorosamente, si no nos hacen sentir únicos y especiales, entonces empezamos a desarrollar estrategias y mecanismos de autoconsuelo, de supervivencia, que por desgracia a veces pueden condicionarnos la vida.

    ResponderEliminar
  4. Yo pienso que reñir a mis hijos no es incompatible con el amor que se describe en esta entrada. Poner límites y enseñar modales y educación se puede hacer de muchas maneras.

    Veo muchos chicos cada día, todos adolescentes, son mi material de trabajo y muchos de ellos han gozado de padres que les han reñido y les han indicado lo que deben hacer, les han corregido y les han puesto límites, hasta aquí parece todo corrrecto, pues bien, muchos de esos chicos levantan la mano a sus padres, a sus profesores y ni os cuento a sus iguales, si hay una norma es para saltársela y no esperan nada de esta vida. Y es que sus padres se preocuparon de educarlos pero nunca se ocuparon de amarlos, no, no os equivoquéis, sí reciben besos, abarazos y cuidaron de ellos, pero NUNCA FUERON AMADOS POR ELLOS MISMO INDEPENDIENTEMENTE DE LO QUE FUERAN O LLEGARAN A SER y eso en el alma se siente y el daño que produce es irreparable muchas veces.
    uchas gracias por la reflexión

    ResponderEliminar
  5. Pero aquí no se habla de no educar, ni de no poner límites...sino de AMAR profundamente e incondicionalmente a los que no han sido amados en sus primeros momentos de la vida, ni amados ni cuidados, ni mecidos, ni cantados, ni mimados...a los que lo han vivido en la más absoluta soledad...AMAR a los que han estado solos en la primera etapa de su vida...Esta es una entrada de amor por encima de todo para los que han vivido esa soledad cuando han sido bebés...Educar merece otra entrada...Yo quiero que mis hijos que son de esos, y sobre todo, Hong, de los que nunca habían sentido a una madre y un padre, no se pierda el placer del calor corporal de su madre, el olor de su padre, la tranquilidad y la protección nuestra en medio de nuestra enorme cama, que se sientan bebés queridos y arropados...quiero que tenga lo que no ha tenido porque se lo merece como personitas que tanto han luchado para no morir, para vivir...por eso...hablo de AMAR PROFUNDAMENTE al que no amaron como se merecía...Lo de educar, lo dejamos para otro día...porque hay que hacerlo y hay que establecer rutinas que dan seguridad y guían a nuestros hijos, y porque hay que enseñar a respetar...pero eso...en otra ocasión...

    ResponderEliminar