Páginas vistas la semana pasada

martes, 1 de marzo de 2011

sospechas

Eran las 5 de una tarde muy calurosa de junio...nos encontrábamos en la consulta de Piedad, la psicóloga que se había hecho cargo de nosotros, de Hong, del programa de estimulación que habíamos comenzado a aplicar, recientemente, en mi hijo, pensando que todo se arreglaría no demasiado tarde, aunque, sospechas de todo tipo, me machacaban diariamente mi alma...aunque aquél día la conversación sería con mi pareja y conmigo...Hong se durmió en los brazos de la recepcionista, dormía mucho de día, las noches eran otra historia...y...fue el momento perfecto para comprobar lo que comenzamos a sospechar...La psicóloga vió la mejor oportunidad...Antonia entró a mi pequeño dormidito, a la sala...y allí llegó otra logopeda más joven, especialista en autismo, con una gran cantidad de artilugios en las manos, de esos que hacen despertar a un muerto...una campana, un silbato, un globo, chinchines... Los acercó a su oreja y...los hizo sonar uno tras otro, lo último fue la explosión del globo...y...Hong siguió durmiendo tranquilo, como si nada., no movió ni siquiera sus párpados..Fue allí cuando nuestra sospecha se confirmó. Me cayó, entonces, un saco de desesperación, de tristeza, de frustración y de miedo...y compadecí al hijo que tenía delante de mí, se hacía más firme la teoría y sospecha de que Hong era sordo profundo...Piedad, en cambio, sonrió, me abrazó y me dijo "Enhorabuena, Mei, ahora estoy segura de que sólo es sordo, es la mejor noticia"...



Y entonces comenzó la otra historia...la de ser madre de un niño con discapacidad auditiva...

9 comentarios:

  1. ufff, que alivio, si fuese autista tendrías que hacer malabares para entrar en su mundo, para poder comunicarte con él,...
    sin embargo el mundo de los sordos, conozco alguna niña, si sabes respetarlo, es un mundo lleno de música inaudible para nosotros...,
    lo que aprenderá de él, de su tacto, de su mirada, ...enhorabuena, no por su sordera, que no todo el mundo comprenderá y muchos compadeceran, sino por los fuegos de artificio que surgiran de vuestras interacciones..., estoy absolutamente segura...
    Cada día, me gusta más tu hijo Hong.
    Un beso contento.
    Felisa

    ResponderEliminar
  2. Si lo vieras bailar a los Beatles...porque ya no es sordo sin palabras y sin sonidos, ahora es sordo parlante y oyente...gracias a la ciencia...ya os lo contaré.

    ResponderEliminar
  3. Pues aunque suene un poco mal me alegro un montón, no porque sea sordo sino porque no es autista.

    ResponderEliminar
  4. Has pensado igual que mi psicóloga, aunque a la pobre Piedad, en ese momento, le contesté, entre otras lindezas: "vete a la mierda, no me jodas, Piedad" y ella insistió en que era una suerte que mi hijo fuera sordo y no otras cosas...en ese momento no entendí nada, porque para mí era igual sordo que autista, que un asperger, o cualquier discapacidad mental...y ahora voy entendiendo cada vez más que afortunadamente sólo era sordo...

    ResponderEliminar
  5. Cuanto he pensado en ese momento en ti, en lo que se te debió pasar por la cabeza... uf que duro.
    Y sí, es cierto, es mucho mejor sordo que autista. Tenemos un camino mucho mas "ancho" y sencillo para poder hacerlos felices. Como decía mi abuela, si Dios te cierra la puerta en las narices es porque dejó abierta la ventana.

    ResponderEliminar
  6. No encuentro las palabras que expresen todo lo que me gustaría decirte, quizá por que entre tu y yo ya está casi todo dicho..... y sabes lo que pienso y siento.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Querida amiga mía...espero que nos podamos seguir diciendo miles de cosas a lo largo de muchos años, los que nos quedan en esta vida que deseo sea larga y buena para que podemos ver a nuestros retoños grandes y felices...
    Esto sólo acaba de comenzar, nuestro camino maternal está aún en pañales...

    ResponderEliminar
  8. Tu hijo tiene una discapacidad auditiva, y puedo imaginar tu incertidumbre, tus miedos... hasta que tuvisteis el diagnostico, pero no me digas que no sientes ahora, desde la distancia que da el tiempo transcurrido, alivio, porque el problema de tu hijo al menos para mi, no es siquiera comparable al autismo o a cualquier otra discapacidad mental, y se puede paliar y mucho, tu lo sabes mejor que nadie, de hecho lo estais experimentando juntos, si echas atras la mirada apenas podrás creerte los avances que ha experimentado.

    Lo más duro es el tiempo transcurrido hasta que se detecta la sordera, el aislamiento en el que Hong habrá vivido, yo sé el sufrimiento que esto te causa, pero no vamos a mirar atras ni para tomar impulso ¿a que no?, el camino es largo y tenemos que canalizar bien nuestras energias.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Siempre me pasa lo mismo: leo tus entradas, escribo un comentario, lo borro y salgo de la página.
    Nunca sé como expresar lo que me haces sentir, vivir un poco esas emociones, esos disgustos y malos ratos, los momentos en que el mundo se te cae encima... para llegar a la magia que hay ahora en tu casa.
    Un abrazo enorme, Mei. Gracias por compartir con noosotros vuestra dura pero maravillosa historia

    ResponderEliminar