Páginas vistas la semana pasada

jueves, 24 de febrero de 2011

De "por qué a mí" A "por qué no a él"

A lo largo de estos, casi, dos años, todos hemos cambiado...pero los que más mi hijo y yo.
Hablando de mí...os cuento cómo ha ido cambiado la frase de "por qué a mí", que ha evolucionado a "por qué no a él"...Cuando sospechábamos de que en Hong algo no iba bien, al los 15 o 20 días de llegar de China, hay que dar un tiempo a nuestros pequeños, y más cuando conocimos su discapacidad, no podía dejar de repetirme de manera obsesiva la misma frase, la que se repiten miles de seres humanos ante una adversidad en la vida, cuando te siente hundido y defraudado por los acontecimientos...No podía creer que aquello me estuviese sucediendo realmente. Le tocaba el turno a mi yo herido profundamente. Lo que tenía que haber sido el segundo momento más feliz de mi vida, un nuevo hijo, se convirtió en un drama, en una pesadilla.
Recibí ayuda de muchos rincones, mi familia, mis amigas y amigos, aunque la más efectiva fue la de una profesional, Piedad, mi psicóloga.
La terapia duró todo el verano y parte del otoño y...ella me ayudó a convertir ese pensamiento, "yo", en "él", y mi pregunta cambió a "por qué no a él"...¿Por qué no le podía tocar a él, Hong, la fortuna de tener una madre? y un padre? y dos abuelos? y dos abuelas? y tios? y primas? y...y...y...y un hogar? Y por qué no? Y dejé de mirarme a mi ombligo...y comencé a verlo a él, era mi hijo, tan pequeño y lo sería para siempre...
Fue un día, de pronto, sin previo aviso, dejé de pensar en mí, en mi mala suerte, en cómo me habían engañado, en cómo me había arriesgado tanto, en cómo todo había salido mal...y comenzé a pensar en mi HIJO, con mayúsculas, en cómo lo habíamos salvado de una muerte, en vida, segura. Lo habíamos sacado de la trastienda de un orfanato de fachada rosa, en donde seguirán viviendo muchos niños destinados a morir porque no tienen el amor de una familia que los saque de las profundidades de la soledad, porque esa soledad, la que traía mi hijo, es perder la vida un poco cada día. Lo conté hace un tiempo a alguien, Hong ahora tiene dignidad como ser, como niño y como hijo; es alguien destacado dentro de un grupo, su familia; se le tiene en cuenta y posee decisión; es un niño superamado y él lo siente y eso es lo más importante para un pequeño que acaba de salir a vivir, sentir que importas y que se mueren por tí a cada segundo de tu pequeña vida...y eso es lo que nunca tuvo Hong, en sus primeros 14 meses de infancia, ni lo que muchos otros tendrán nunca.
Sé ahora, que fue entonces, cuando todo comenzó a cambiar...y cuando me sentí cada día más su madre...cuando fui menos yo y más él.

6 comentarios:

  1. ¡Que placer reencontrarte!

    Te noto serena y reconciliandote contigo misma.
    Es verdad que eres más fuerte de lo que nunca hubieras imaginado, y lo tuyo es contagioso, sigueme contagiando que a ratitos hace falta.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Ay, Mei..... cuanto dolor hasta llegar a la plenitu que habéis llegado. Yo que lo he vivido con vosotros lo sé. Siempre te dije que Hong os traería muchas alegrías, aunque entonces no eras capaz de verlo. Y miraros ahora.....
    Dale un beso de los enormes a ese pequeñajo, pero dile que es de mi parte.

    ResponderEliminar
  3. Y a mí me encanta nuestro reencuentro, Concha, te echaba de menos...es que la web en el fondo es muy pequeña...je,je,je...y tiene...duendes...o no???
    un beso guapa...

    ResponderEliminar
  4. Mei, que post tan bonito...y como me alegro de que hayas llegado al punto en el que estas!!

    ResponderEliminar
  5. Me has hecho reflexionar y me has aportado con tu entrada una forma distinta de ver ese problema que ahora mismo tanto me agobia y me temo que ese problema está demasiado cargado de MI ME YO... y quizá haya perdido la perspectiva de "ÉL"
    Una vez mas en el recodo del camino descubres una fuente y vuelves al paso con mas energía y ánimo.
    Hoy tu reflexión ha sido mi fuente y seguro que si lo supiera un bicho que me ronda por la cocina pidiendo su cena también te lo agradecería.

    ResponderEliminar